Caso de éxito: el sobrepeso de Juan G. D.

Stop Obesity

El protagonista de nuestra historia es un niño, hoy ya adolescente, que tuvo que luchar con el sobrepeso y posterior obesidad desde muy pequeño, tratando sin éxito de bajar de peso. Su madre, decepcionada por no lograr resultados ni a corto ni largo plazo. La báscula iba subiendo, todos los especialistas ponían énfasis en la alimentación saludable, el ejercicio físico, en los hábitos etc.

Todo era más de lo mismo, luego veremos que además de estos factores tan importantes debemos de saber que en el origen real de aquel sobrepeso que llego a convertirse en obesidad se pudo paliar con una simple prueba, por otro lado, tan completa y fiable que ayudó a nuestro protagonista a conseguir su objetivo.

El test genético de Nutrición MERY HEALTH: La prueba que funciona.

Nuestro protagonista tenía 12 años y ya había visitado más de cinco doctores especialistas en endocrinología y algunos más nutricionistas. Entre una y otras visitas también le mandaban a visitar a algunos psicólogos que habían puesto en tratamiento a algunos famosos de la época y que habían conseguido bajar de peso, además de mejorarles la calidad de vida.

Un doctor endocrino le invito a participar en un estudio científico con niños/niñas con obesidad, la sorpresa de sus padres fue que de los 64 niños, nuestro protagonista y una niña dieron una alteración en el cromosoma nº 4 y sin más, les informaron de este resultado.

Vaya ¿Y ahora qué hacemos?

Dieta, ejercicio y cambio de hábitos, la madre del niño se quedó perpleja, no encontró ninguna respuesta, no existía tratamiento, ni posible modificación, no le dieron ninguna información al respecto, ni nada que pudiera darle una pista de qué hacer con aquella información, desde sus pocos conocimientos en este ámbito, esta madre se quedó confundida y abatida.

“Siempre tenemos la opción de la cirugía”, este planteamiento aplicado en un niño tan pequeño enseguida lo descartó”.

¿Os sorprende? Seguramente que  más de uno de vosotros ha vivido situaciones similares, la obesidad en los niños y adolescentes está creciendo, algunos países consideran la Obesidad con la pandemia del Siglo XXI.

La prueba definitiva: hacerle un Test Genético asociado a 750 alimentos permitió por primera vez que nuestro protagonista pudiera bajar de peso, y su salud mejoro en general, es la prueba fiable que hizo que esta familia pudiera llevar a buen término el final de esta historia.

Esta historia es la prueba de que ya está en marcha un movimiento que sitúa a cada paciente en el centro de su propia estrategia de salud, y que cada vez más médicos se vuelven receptivos a las soluciones de salud asociándolo a la medicina de prevención basado en la genética.

Y no se trata de una simple moda, ya que estos métodos cuentan con evidencias científicas que demuestran que estas alternativas funcionan, tanto para la lucha contra la obesidad y para saber la predisposición genética a sufrir otras patologías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.